No es la primera vez (ni la segunda) que el tramo de la AP7 / B30 -con municipios activos y poblados, un suelo industrial bien comunicado y una industria diversificada y avanzada, gracias a los centros de investigación y tecnología- lanza un proyecto amplio y ambicioso. Este año han sido veintitrés municipios -con un millón de habitantes, más de trescientos ochenta mil puestos de trabajo y miles de empresas- que proviene de avanzar conjuntamente dentro de una de las principales zonas industriales del sur de Europa, la megarregión Barcelona-Marsella-Lyon.

De este proyecto Ámbito B30, que busca la recuperación industrial, la transformación productiva y el establecimiento de nuevos establecimientos y nuevas actividades, forman parte los seis municipios vallesanos de la red Perfil de la Ciudad (Barberá del Vallés, Granollers, Mollet del Vallès, Rubí, Sabadell, Terrassa).

Durante la fase inicial, tras constatar las voluntades de participación de las instituciones públicas, empresas y grupos privados y los centros de investigación y conocimiento del territorio, llegó el momento de la definición estratégica, que tuvo lugar en el mes de marzo de 2011 en el Aula Magna del rectorado de la Universidad Autónoma de Barcelona. En las presentaciones y ponencias participaron el Sr. Josep Maria Carrera, redactor del Plan territorial metropolitano de Barcelona; M. Jordi Marquet, director general de la Fundación Parque de investigación de la UAB; la Sra. Ana Ripoll, rectora de la UAB; M. Manuel Bustos, alcalde de Sabadell; M. Antonio Franco, presidente de la Asociación de Amigos de la UAB; y el Sr. Joan Trullen, director de Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona.
Aquí me quisiera detener y aprovechar para hacer un paréntesis en los conceptos de la intervención del Sr. Trullen, sobre la importancia de la conectividad y la participación supraterritorial en las relaciones económicas, que fueron recogidos en el artículo que publicó al día siguiente en la prensa catalana bajo el título, La B30, calle mayor de una megarregión. Pero si hablamos de megaregiones, hay que ir a la fuente de referencia: el artículo “The Rise of the Mega Region” de los profesores Richard Florida, Tim Gulden y Charlotta Mellander, que trata sobre el surgimiento de las megarregiones y sus efectos en Europa .

El Ámbito de la B30 forma parte de una importante megarregión europea y mundial. El concepto megarregión ofrece a ciudades y regiones metropolitanas un contexto donde cooperan a través de fronteras jurisdiccionales, incluyendo la coordinación de las políticas, para afrontar retos específicos experimentados en la escala megarregión, como la planificación para el tren de alta velocidad, la protección de las grandes cuencas hidrográficas, y la coordinación económica regional estrategias de desarrollo.

En Europa se reconocen una decena de megaregiones:

  • La más grande, por potencial económico, es la que atraviesa Amsterdam-Rotterdam, Ruhr- Colonia, Bruselas y Amberes, y Lille, con 59,2 millones de personas y la producción de cerca de 1,5 billones de dólares.
  • La segunda es la megarregión británica, y se extiende desde Londres a través de Leeds, Manchester, Liverpool y Birmingham, con 50 millones de personas y 1,2 billones de dólares en la producción económica.
  • La tercera es la megarregión italiana que va desde Milán, a través de Roma a Turín con 48 millones de personas que producen un 1 billón de dólares.
  • Sigue en Alemania, la megarregión que abarca Stuttgart, Frankfurt y Mannheim con 23 millones de personas y una producción ya inferior al billón de dólares.
  • Después la región parisina, una megarregión de 14,7 millones de personas y 380 mil millones de dólares de producción.
  • La sexta megarregión europea y undécima mundial es Barcelona a Marsella y Lyon, con 25 millones de personas que producen 610 mil millones de dólares.
  • Completan la lista de megaregiones europeas Viena (180 mil millones de dólares), Praga (150 mil millones de dólares), Lisboa (110 mil millones de dólares), Glasgow (110 mil millones de dólares), Madrid (100 mil millones de dólares) y Berlín (100 mil millones de dólares).

Este concepto de megarregión está mejor planificado en Estados Unidos, con una Asociación de Planificación Regional que reconoce once megaregiones y que trata de coordinarse con la planificación económica e industrial federal. A nivel mundial las Naciones Unidas hace tiempo que avanzan esta nueva escala que sobrepasa las megalópolis, avanzando hacia corredores urbanos y megarregiones que transforman el mundo y vinculan territorios muy poblados y con una capacidad de producción industrial y tecnológica enorme. La agencia Habitat de las Naciones Unidas considera que son las megarregiones, en lugar de los países, quienes ahora están impulsando la riqueza. Las 40 megarregiones del mundo, que cubren sólo una pequeña fracción de la superficie habitable del plantita y albergan menos del 18% de la población municipal, generan el 66% de toda la actividad económica y el 85% de la innovación tecnológica y científica. Otros ejemplos muy ilustradores son que las veintidós cinco principales ciudades del mundo representan más de la mitad de la riqueza del planeta, o que las cinco ciudades más grandes de la India y China representan ahora el 50% de la riqueza de los países.

 

Las mayores megarregiones, que están a la vanguardia de la rápida urbanización que sacude el mundo, con grandes poblaciones son los siguientes:

  • Hong Kong-Shenhzen-Guangzhou, China, cerca de 120 millones de personas;
  • Nagoya-Osaka-Kobe-Kyoto, Japón, llegará a 60 millones de personas en 2015;
  • Región de Río de Janeiro-Sao Paulo, con 43 millones de personas.

También existe la misma tendencia a una escala territorial en territorios emergentes, aún mayor con los “corredores urbanos” que conducen la economía de toda una región:

  • África Occidental: 600 km de la urbanización que une Nigeria, Benin, Togo y Ghana,
  • India: De Mumbai a Delhi;
  • Asia: 4 megalópolis conectadas y 77 ciudades independientes de más de 200.000 personas cada una se producen entre Pekín y Tokio a través de Pyongyang y Seúl.

Sin lugar a dudas, el mundo y la macroeconomía está interconectado a través de regiones económicas, y el ámbito de la B30 es una pieza importante en una de estas megarregiones del sur de Europa. Pero, este dinamismo en la megarregión pasa por tejer la trama económica entre los agentes industriales y económicos de las ciudades a territorios dinámicos y cercanos. Esta voluntad de sumar para incrementar el potencial del territorio hace necesario el trabajo de la esta nueva asociación. Entidad que hizo el acto de constitución el 21 de mayo de 2013 en la sede del Laboratorio de Luz de Sincrotrón Alba y con el nombramiento del alcalde de Mollet del Vallés, Josep Monràs, como presidente. Ese día se recuperaba, con más fuerza, la voluntad de instituciones públicas y privadas para sumar esfuerzos en torno de este tramo de carretera. Un espacio ampliado que recoge más de 1.000 empresas y 23 municipios e impulsa la coordinación de 9 clusters urbanos en funcionamiento:

  • Cluster alimentación y packaging (industria auxiliar) de la Cuenca del Ripoll.
  • Clúster industria alimentaria del Vallès Oriental.
  • Clúster del mueble del Vallès Oriental.
  • Agrupación de empresas innovadoras de farmacia y cosmética de Cataluña.
  • Clúster de la salud de la cuenca del Ripoll.
  • BioRegió.
  • Agrupación de empresas innovadoras del Vallès Occidental Tèxtil.cat.
  • Southern European Cluster in Photopnics and Optics (SECPhO).
  • Cluster Audiovisual impulsado por el Parque Audiovisual de Cataluña (PAC).

Y otros espacios económicos relacionales como:

  • El Catalonia Innovation Triangle donde trabajan los agentes de los municipios de Sant Cugat del Vallès, Cerdanyola del Vallès y Rubí.
  • Los Planes de innovación de la Cuenca del Ripoll impulsado a los municipios de Sabadell, Barberà, Castellar, Polinyà, Sant Quirze y Santa Perpètua de Mogoda.
  • El Plan de innovación del Vallès Oriental con acciones al conjunto de municipios del Vallès Oriental.

Además, el trabajo de la asociación se organiza en tres líneas básicas a través de los grupos de territorio, investigación y formación:

El grupo de territorio avanza en el análisis de las infraestructuras de servicios y telecomunicaciones en los polígonos de actividad económica, con el objetivo de planificar mejor y incrementar su conectividad.
El grupo de investigación está centrando sus primer esfuerzos en generar un sistema territorial de innovación y de transferencia del conocimiento.
Finalmente, el grupo de trabajo de formación establece su labor en los ámbitos de la formación continua, profesional y tecnológica.

La Asociación Ámbito B30 avanza gracias a las líneas estratégicas construidas y aprobadas por sus miembros, y gracias a un trabajo constante de suma de sinergias de agentes públicos y privados del territorio que han planificado, y con potencial para ser competitivos en los mercados internacionales. Un buen ejemplo es la participación, antes de este verano, del Ámbito B30 en el Salón Internacional de Logística (SIL) y la actual elaboración de una propuesta sobre las necesidades de movilidad y de infraestructuras encaminadas al uso del transporte público y la movilidad en red entre diferentes municipios.
Finalmente, destacar que aún queda mucho camino por recorrer, y éste hay que hacerlo de la mano del máximo número de agentes; y también de la mano de las nuevas instituciones que han solicitado formar parte como son la Agencia para la Competitividad de la Empresa de la Generalidad de Cataluña, ACC1Ó, del Ayuntamiento de Polinyà, la Unión de Polígonos Industriales de Cataluña y el Parque del Sincrotrón Alba.

 

Publicado en “El Perfil de la Ciudad” el 13 de septiembre de 2013