La pandemia ha hecho crecer enormemente la docencia virtual y también ha convertido en telemáticas las reuniones y los congresos, entre otras actividades formativas. Por ello, después de unos meses de intensa actividad virtual, la UAB, por medio de la CORE de Educación y Empleabilidad, y el Parque de Investigación UAB, con la colaboración de ACCIÓN, decidieron organizar un Brunch de innovación del Hub B30 centrado en las comunidades de aprendizaje virtual.

La inauguración del acto corrió a cargo del Vicerrector de Investigación y de Transferencia de la UAB, Armand Sánchez, que destacó la necesidad de disponer de un entorno donde compartir experiencias de docencia virtual y donde abordar nuevas maneras de trabajar en el ámbito formativo.

El Brunch fue moderado por el director del Centro de Investigación y Estudios para el Desarrollo Organizativo (Cried) de la UAB, Joaquín Gairín, que comenzó por describir las comunidades online de aprendizaje como “un conjunto de personas que tienen interés en compartir conocimiento, contrastarlo y enriquecerlo “. Por Gairín, “esto siempre se da dentro de un proceso colaborativo que, para que sea efectivo, debe contar con las estrategias adecuadas, lo que sería la gestión del conocimiento”.

El primer ponente fue David Rodríguez Gómez, profesor agregado de la UAB y miembro del Cried, que remarcó la necesidad de que las organizaciones estén inmersas en procesos de innovación sistemática, y afirmó que esta generación de ideas correlacionada directamente con la intensidad de las interacciones y de las comunicaciones. Según Rodríguez, el 90% de los aprendizajes que tienen lugar en el ámbito laboral son informales y, por tanto, es en estos contextos de aprendizaje informal donde hay que aplicar modelos de gestión de conocimiento. Las comunidades de prácticas pueden ser una buena estrategia para compartir conocimiento dentro de las organizaciones.

A continuación la directora general de Glifing, Montserrat Garcia Ortiz, explicó como ella la universidad le ofreció, y aún hoy le ofrece, el conocimiento y la metodología científica para sacar adelante un proyecto dirigido a niños con dificultades de aprendizaje. De una manera lúdica y personalizada, Glifing ayuda a aprender a leer y lo hace en un entorno virtual para que “el ámbito digital es más versátil”.

Jesús Martínez Marín, Jefe del Área de Innovación y de Gestión del Conocimiento del Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada, opinó que las conexiones que se dan dentro de las comunidades de prácticas son poderosas para los procesos de mejora y de crecimiento profesional, y la colaboración y la interacción son el principio activo. Para Martínez, las organizaciones que quieren innovar y avanzar en la gestión del conocimiento deberían diseñar espacios de alta-interacción donde las personas puedan colaborar, interactuar y / o competir.

El último ponente fue José Lluís Segú, Partner de Innovamar Education, un proyecto para enseñar matemáticas basado en la forma de aprender de los niños. “Nosotros sustituimos el libro de texto de matemáticas no sólo con tecnología, sino también con propuestas de trabajo de las matemáticas en el aula”. Hoy una red de casi 700 escuelas usan su metodología. Por Segú, “Innovamar también es una comunidad de aprendizaje para ella misma y, a la vez, los 80.000 alumnos y 6.000 profesores implicados forman parte de esta comunidad”.

Tras un turno de debate y preguntas, la clausura del Brunch la hizo Juan Sansaloni, director de la Unidad de Transferencia tecnológica de ACCIÓN, que manifestó el interés de su institución en experiencias como las comunidades de prácticas y las comunidades de aprendizaje, como instrumentos de innovación, para cuidar el talento y para construir entornos más colaborativos y democráticos.

 

Más informaciónVídeo del Brunch d’innovació
Informe de Vigilància tecnològica sobre Comunitats online d’aprenentatge