Alrededor de la autovía B30 encontramos un territorio que agrupa entre muchos activos el 25% del empleo industrial de Cataluña, con una diversidad de empresas, organizaciones, instituciones, parques científicos, centros de investigaciones o universidades, que lo sitúan como una de las regiones industriales con más potencial innovador de Cataluña y de España.

Desde hace tiempo, observamos en este territorio industrial e innovador una fuerte tendencia hacia una economía más eficiente y resiliente, lo que constituye una magnífica noticia y una oportunidad de consolidar el dinamismo que empresas e instituciones de la B30 llevan años manifestando. Esta tendencia se aproxima a la economía circular, un modelo económico orientado al logro de sistemas de producción y consumo más eficientes y resilientes, que preserven los recursos dentro de un ciclo continuo y optimicen su valor.

Para concretar esta voluntad, la Asociación Ámbito B30, que es uno de los faros que lidera la estrategia de colaboración entre todos los agentes e instituciones en este territorio, decidió en 2018 colocó la economía circular como un los ejes estratégicos de su horizonte 2018-2022, y lanzar un programa para acelerar la economía circular, de la mano de la Fundación Fórum Ambiental, organización de referencia que lleva más de 20 años trabajando por la sostenibilidad desde la colaboración público, con la participación de Circle Economy y Inédito en la primera fase del proyecto.

Después de un año y medio de trabajo, hemos construido una visión, identificado los cuatro sectores con mayor potencial de circularidad (química fina – metal – agroalimentario – packaging) y definido dieciséis estrategias concretas y evaluables. Pero también hemos constatado que este ejercicio de inteligencia colectiva que es la economía circular, requiere generar confianzas, desplegar complicidades, reforzar experiencias y escalarlas, visibilizar buenas prácticas y saber comunicarlas, cooperar y, en definitiva , dotar a la B30 de las bases que ayuden a multiplicar los esfuerzos y el trabajo que los municipios, las empresas, los agentes económicos y sociales, las universidades y centros tecnológicos, entre muchos agentes, vienen desarrollando para vertebrar el territorio y capturar su potencial .

Por eso iniciamos ahora una segunda fase para avanzar en este empeño colectivo dando continuidad al trabajo realizado y que desarrollaremos a lo largo del 2021, con un ambicioso programa bajo la marca XACB30, Red de Acción Circular de la B30, con el apoyo y la colaboración de la Diputación de Barcelona.

Podríamos preguntarnos si en estos momentos complejos, llenos de angustia, incertidumbres, y de urgencias, ante una situación que por días nos desborda, la economía circular, es decir trabajar para transformar la manera en que producimos y consumimos y avanzar hacia una economía y un territorio más resilientes, no podría esperar a mejores tiempos. Pero desde una óptica del uso de los recursos y sus consecuencias directas sobre el clima y las personas, la urgencia es inmediata y la emergencia climática no nos da opciones y nos obliga a la acción. Existe además un amplio consenso en que la digitalización y la economía verde y circular, constituyen los ejes de la recuperación y la reindustrialización de Europa y un ineludible compromiso en el horizonte de 2050.

Convertir la economía circular en una de las palancas de cambio y de progreso, y hacerlo de una manera justa para repartir sus potenciales beneficios, parece sin duda una decisión inteligente y oportuna. La Comisión Europea así lo ve y los recursos financieros que deben venir lo avalarán.

Termino como podía haber empezado: todos los territorios y en general todos los grandes proyectos en la vida, necesitan de un relato y la economía circular es uno de los elementos que pueden construir la identidad del territorio de la B30, y la Asociación B30 trabajará para que así sea. Ahora es el momento.

 

Leandro Barquín, director de la Fundación Fórum Ambiental