Nota de premsa

«Un motor de ciencia e innovación para el área de la B30» | Caterina Biscari

El ALBA II y ASTIP son motores cruciales de la economía local, regional y nacional, que supondrá la creación de cientos de puestos de trabajo altamente cualificados. Un polo de atracción de talento y generación de oportunidades que permitirán dar un impulso al área de la B30.

La crisis económica derivada de la pandemia que padecemos desde hace más de un año y medio nos obliga a repensar el modelo productivo y económico del país. El hecho de que la ciencia y la innovación sean vitales para resolver los retos a los que se enfrenta nuestra sociedad es ahora todavía más evidente. Salud, cambio climático, producción de energía sostenible, … Es el momento de hacer una apuesta segura y firme para promover estos sectores, ayudando aún más a las empresas y la economía.

El Sincrotrón ALBA, la mayor infraestructura científica construida en España, está en operación desde 2012. Hoy han pasado por nuestras instalaciones más de 6.000 usuarios y se han realizado más de 2.500 experimentos en la última década ayudando a analizar la materia a nivel atómico y molecular. Con nuestros instrumentos únicos, ayudamos a la investigación pública y privada a encontrar respuestas en un sinfín de ámbitos científicos: biomedicina, ciencia de materiales, medio ambiente, etc. ALBA es el instrumento de la nanociencia y la nanotecnología.

Para afrontar estos retos, en ALBA seguimos abriendo nuevas líneas experimentales y construyendo nuestro futuro: convertirse ALBA en ALBA II. Se trata de un proceso de renovación de algunos de los componentes de la instalación que permitirán convertirla en una fuente de luz de sincrotrón de 4ª generación. De este modo, se incrementarán sustancialmente las capacidades a través de un aumento significativo del brillo del haz de fotones y de su grado de coherencia. Esto permitirá ir un paso más allá para comprender fenómenos complejos como los procesos de infección de los virus, la búsqueda de nuevos fármacos, vacunas o tratamientos. También será muy útil en la búsqueda de una agricultura sostenible y la preservación del entorno. Y apoyará el desarrollo de nuevos materiales para el almacenamiento, conversión y transporte de energía. Sin olvidar las múltiples aplicaciones en el campo del patrimonio cultural.

El paso a ALBA II es ya una realidad: se ha concedido el primer financiación oficial, una contribución de 7.5 M €, procedentes de los fondos de Next Generation Europe (NGE), para llevar a cabo el prototipado de las nuevas tecnologías de la acelerador y un laboratorio de posicionamiento nanométrico.

Pero el objetivo es ir más allá y contribuir a un impacto decisivo de nuestro entorno. Además de la construcción de ALBA II, que planea ampliar sus terrenos con la construcción de hasta tres líneas experimentales extra largas, el Sincrotrón ALBA es una pieza fundamental para la puesta en marcha de ASTIP (ALBA Science, Technology and Innovation Park).

ASTIP se propone como un polo interdisciplinario donde la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación industrial se fusionan para crear una economía competitiva, eficiente en el uso de recursos y resiliente, centrada en la energía verde, la transición digital y la salud. ASTIP es una de las propuestas para optar a los fondos NGE, preseleccionado por la Generalitat de Cataluña como proyecto de renovación y desarrollo.

ASTIP se desarrolla en torno a tres pilares, todos ellos potenciados por ALBA II y por los usuarios del nuevo sincrotrón: COMTEC (Complejo Material and Technology Center) centrado en el desarrollo de materiales complejos para las energías verdes y la transición digital, dos prioridades dentro del Pacto Verde Europeo; Ambicioso (Advanced Multiscale Bio Imaging Center) plataforma de investigación y servicios para proporcionar respuestas efectivas a temas de salud, el desarrollo de fármacos y vacunas, a la biología del desarrollo; y finalmente SYNDUSTRY (Synchrotron light-based R & D towards new industrial applications), un centro de innovación que reforzará la conexión de la I + D basada en la luz de sincrotrón con el sector industrial.

Lo integran instituciones líderes en sus campos, como el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), el Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona (ICMAB), el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE), el Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB), bajo el paraguas de la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Barcelona Institute of Science and Technology (BIST) y la participación del centro tecnológico Eureca y sus empresas colaboradoras. Y cuentan con el apoyo del Parque del Alba y el Ayuntamiento de Cerdanyola de Vallès.

ALBA II y ASTIP son motores cruciales de la economía local, regional y nacional, que supondrá la creación de cientos de puestos de trabajo altamente cualificados. Un polo de atracción de talento y generación de oportunidades que permitirán dar un impulso al área de la B30.

 

Caterina Biscari, directora del Sincrotrón ALBA

Más información sobre el ALBA II y el ASTIP