Nota de premsa

Tertulia sobre polígonos y comercio en Vallès Visió

El presidente de Àmbit B30 ha apuntado que debemos mirar los polígonos industriales como espacios integrados dentro de la propia ciudad con los servicios que necesitan las personas trabajadoras.

El presidente de la Asociación Àmbit B30 ha participado en el programa Visions de Vallès Visió del pasado 17 de febrero para hablar sobre la interrelación entre los polígonos industriales y el comercio. Monràs ha compartido tertulia con Carles Rivera, coordinador gerente del Pacto Industrial.

Durante su intervención, Josep Monràs ha insistido en que «tenemos que tener una mirada muy abierta de lo que significa polígono industrial», y de ahí que el nombre de «espacio de actividad económica» sea más adecuado. El presidente de Àmbit B30 ha apuntado que no debemos mirar los polígonos industriales como espacios de “detrás ciudad”, sino como “espacios integrados dentro de la propia ciudad con los servicios que necesitan sus trabajadores, muchos de los cuales vienen desde fuera de la ciudad”.

«Debemos tener una mirada muy abierta de lo que significa polígono industrial»

Josep Monràs, presidente de la Asociación Àmbit B30

Monràs ha explicado que actualmente se pueden instalar ámbitos comerciales en las tramas urbanas consolidadas, y éstas vienen determinadas por la Generalitat de Catalunya. Por eso ha reclamado un cambio normativo y que los ayuntamientos sean los responsables, facilitando así también las tramitaciones administrativas.

En cuanto a estos servicios comerciales, que pueden estar dentro del propio polígono o cerca con una buena accesibilidad (a pie, carril bici, transporte público o bus lanzadera), Monrás ha apostado por una colaboración entre empresas para proveer estos servicios contando con el soporte de la administración en un rol de facilitadora.

Carles Rivera, por su parte, ha señalado que “hace 30 años, los déficits más visibles en los polígonos industriales tenían que ver con las infraestructuras físicas (accesibilidad, falta de señalización…) y, aunque éstos no se han solucionado del todo, sí que se han paliado en muchos casos”. Por eso Rivera ha destacado que “ahora toca hacer hincapié en otros elementos que son fundamentales para la competitividad de las empresas que están dentro de los polígonos, y que tienen que ver con las personas”. Rivera ha argumentado que ante las dificultades de conciliación, los trabajadores de los polígonos deben poder acceder a determinados servicios y comprar algunas necesidades básicas cerca de su puesto de trabajo.

«Toca hacer hincapié en otros elementos que son fundamentales para la competitividad de las empresas que están dentro de los polígonos, y que tienen que ver con las personas»

Carles Rivera, coordinador gerente del Pacto Industrial

Rivera ha remarcado que «las consecuencias que no haya servicios comerciales cerca de un espacio de actividad económica van más allá de los comerciantes y tiene consecuencias directas en la competitividad de las empresas por vía de la atracción de talento». Y es que las personas con las calificaciones adecuadas y las capacidades para desarrollar un puesto de trabajo también tienen capacidad para decidir a dónde quieren ir a trabajar, y un espacio de actividad económica con las mejores condiciones es fundamental. Y esto se ha consolidado, ha comentado, después de la pandemia, puesto que los trabajadores buscan espacios de trabajo que proporcionen los servicios y el confort que han tenido en casa durante el teletrabajo.

El Pacto Industrial, con la colaboración de la Asociación Àmbit B30, organizó el pasado 1 de febrero la jornada “El entorno comercial de los polígonos industriales: un factor de competitividad” con el objetivo de analizar la potencialidad de la interacción entre los espacios industriales y los espacios comerciales urbanos.